El Producto

Pinturas al Horno

Pinturas al Frío

Pinturas Textiles

Pinturas Vitrales

Nuevos Productos

Pintura Textil Resistente

Colores Frutales

Kit de Pintura Textil

Super Nova Gel

Caja de 12 Unidades

Kit de Pintura Textil

Pintura Vitral

Aplicaciones de Productos

Betún y Pátina

Brillos al Frío

Brillo Espejo

Especiales Textiles

Técnicas Recientes

Árbol Colorido

Caja con pájaros

Tulipanes Erguidos

Bodegón con Relieve

Otros Servicios

El Manual del Ceramista

Galería de Usuarios

Suscríbete a nuestro boletín

Almacenes y locales comerciales organizan cursos de capacitación para sus clientes

Las bajas ventas que, hace algunos años, registraron los almacenes La Sevillana obligaron a sus propietarios a idear una forma de atraer clientes sin invertir en mucha publicidad. Empezaron, entonces, a capacitar a los clientes con cursos de manualidades para compensarlos por sus compras, cuenta Carlos Eduardo Izquierdo, administrador del local.

A través de estos talleres, cuyo valor de inscripción es de $ 2,50, comenta, la empresa asegura –ahora– sus ingresos: los estudiantes compran los materiales para las manualidades en el mismo local. “Además, los clientes ganan porque con estos conocimientos inician sus propias microempresas”, añade Izquierdo.

Comisariatos El Conquistador también ha ejecutado la misma estrategia. Carmen Cedeño, administradora de la empresa, indica que la tienda es pionera en dictar cursos a los clientes, en especial a las amas de casa.

“Nuestros cursos son gratuitos, hay personas que llegan en cero, que no saben nada y al cabo de unas semanas salen con planes de establecer un negocio”, dice.
El Conquistador capacita a cerca de 25 personas, por clase, en pastillaje y decoración.

Gloria Saltos, almacén dedicado a la venta de accesorios de belleza, contrata -en cambio- a un grupo de estilistas para que enseñe principios básicos de peluquería y belleza a sus clientes.

Su propietaria, del mismo nombre, afirma que su decisión tiene un objetivo: fomentar la creación de microempresas entre sus estudiantes. Táctica que tiene un efecto adicional: le asegura cierto nivel de ventas.

“Fue duro salir adelante, pertenecí a un sector humilde de la ciudad. Por ello quiero ayudar”, dice Saltos.

La oferta de estos locales tiene acogida en la ciudad, con una tasa de desempleo del 11%. Cruz Parra Hernández, por ejemplo, asiste los sábados y domingos –de 09h00 a 12h00– a La Sevillana. Aprender bisutería, tejidos y confecciones, comenta, le permitirá ayudar a los jóvenes de la Fundación Luis Parra Velasteguí en su proceso de reinserción social.

Rosa Cuenca, otra de las clientes que se capacita, piensa –en cambio– en instalar su propio bazar.

50% DE LOS CLIENTES
Que se capacitan en establecimientos comerciales termina los cursos con un proyecto microempresarial, según las empresas.

20 ESTUDIANTES
Aproximadamente acuden a cada curso de formación, estiman los propietarios de los locales. Los talleres toman de uno a dos meses, según el tipo de manualidad.

Fuente: Periódico el Universo de Ecuador