El Producto

Pinturas al Horno

Pinturas al Frío

Pinturas Textiles

Pinturas Vitrales

Nuevos Productos

Pintura Textil Resistente

Colores Frutales

Kit de Pintura Textil

Super Nova Gel

Caja de 12 Unidades

Kit de Pintura Textil

Pintura Vitral

Aplicaciones de Productos

Betún y Pátina

Brillos al Frío

Brillo Espejo

Especiales Textiles

Técnicas Recientes

Árbol Colorido

Caja con pájaros

Tulipanes Erguidos

Bodegón con Relieve

Otros Servicios

El Manual del Ceramista

Galería de Usuarios

Suscríbete a nuestro boletín

Praxíteles, un maestro de la escultura antigua

El museo del Louvre, París, presenta una interesante exposición del 23 de marzo al 18 de junio: "Praxíteles, un maestro de la escultura antigua". La muestra se trasladará luego al Museo Nacional de Atenas.
La fama de Praxíteles ha llegado hasta nuestros días. Es un mito del arte... pero lo conocemos sólo por referencias, por historias en las que la verdad aparece emparentada con la leyenda; apenas por sus obras.
Hace 2400 años, Atenas bullía en lo político, en lo intelectual, en lo artístico; era como un crisol en el que se estaba fraguando la cultura de Occidente. Esa era le época de Praxíteles.
La muestra del Louvre es una de las más importantes que se han celebrado nunca sobre el autor y una de más interesantes de todo 2007, pero, a diferencia de las tradicionales exposiciones monográficas, apenas se podrá ver la obra del artista: deberá intuirse.
En el siglo I a.C. Varron ensalzaba la excelencia de su talento; Plinio el Viejo o Pausanias tambien refieren su maestría. Luciano de Samosata describe sus obras con fruición... pero sabemos poco de la vida del maestro de la escultura.
Parece que nació en torno al año 400 a.C. y que pertenecía una familia de artistas, una familia acomodada. Murió hacia el año 336 a.C.
Hijo de Cefisodoto, éste le encaminó hacia la escultura, y su habilidad sería tal que los siglos jamás oscurecerían su fama.
Las referencias nos hablan de sus relaciones con Friné, amiga y modelo, de cuerpo escultural, que sirvió para que Praxíteles se imaginara Afrodita, la diosa del amor.
Y El escultor, volcó en las obras una sensualidad que sería nueva, rompedora, en el trabajo de los genios de Grecia.
Se cuenta que Friné quiso saber cuales de las obras del autor eran más apreciadas por él, y un día un criado le anunció ante ella que el taller estaba ardiendo. Él, rápidamente dijo que había que salvar las estatuas del Amor y el Fauno. La segunda estuvo colocada en Atenas (Plutarco relata haberla visto en la Via de los Trípodes) y la otra fue regalada a Friné, que la donó a su ciudad Tespis, donde estuvo hasta ser arrebatada por Nerón.
Hay varias conjeturas sobre la identidad de las obras citadas. Se estima que una copia de Amor se halla en el Vaticano… del Fauno se han hecho varias hipótesis.
Se conservan varias copias de Apolos del autor, aunque la obra que mas fama le ha dado es la Venus de Cnido. El escultor la hizo desnuda, saliendo del baño; un prodigio de belleza y sensualidad en el que parece que reflejó a la modelo: Friné.
Se dice que Praxíteles tenía dos encargos y dos Venus. Los de Cos se llevaron la vestida; quedó la desnuda para los de Cnido. Viajeros de todo el orbe civilizado acudieron a Cnido a contemplar la que se consideró –por Plinio- la mejor escultura jamás hecha. Hoy la conocemos por copias. Pero las copias revelan un cuerpo de mujer lleno de hermosura y dignidad…
Monedas, copias, pedestales… arqueología en el Louvre para redescubrir en lo posible a un genio del que apenas tenemos algunas obras. De la muestra de París, apenas una de las estatuas se certifica como suya.
No obstante, la exposición es meritoria... no podemos ver con certeza la obra del genio, pero la intuimos en las sombras.