El Producto

Pinturas al Horno

Pinturas al Frío

Pinturas Textiles

Pinturas Vitrales

Nuevos Productos

Pintura Textil Resistente

Colores Frutales

Kit de Pintura Textil

Super Nova Gel

Caja de 12 Unidades

Kit de Pintura Textil

Pintura Vitral

Aplicaciones de Productos

Betún y Pátina

Brillos al Frío

Brillo Espejo

Especiales Textiles

Técnicas Recientes

Árbol Colorido

Caja con pájaros

Tulipanes Erguidos

Bodegón con Relieve

Otros Servicios

El Manual del Ceramista

Galería de Usuarios

Suscríbete a nuestro boletín

De Tiziano a los maestros modernos en Viena

La capital austríaca siempre tienen una interesante oferta de arte. Para este tramo final de 2007 destacamos una muestra sobre Tiziano y otra sobre las relaciones Viena-París en el arte moderno.

La obra tardía de Tiziano en el Museo de Bellas Artes
La amplia obra tardía de Tiziano, el maestro veneciano del Renacimiento, se ofrece en la exposición "El Tiziano tardío y la sensualidad de la pintura" hasta el 6 de enero de 2008 en el Museo de Bellas Artes de Viena.

Obras destacadas como Ninfa y Pastor y un Autorretrato de su edad madura demuestran que Tiziano fue un precursor muy avanzado para su época.

Para poder representar el mundo en su sensualidad, Tiziano desarrolló a lo largo de su carrera artística una forma de pintar abierta, inusual para la época del Renacimiento. Ese estilo se conoció ya en el siglo XVI como "pintura de manchas" por sus grumos de color y tiene rasgos casi expresionistas.

Con líneas de contorno inexactas y una aplicación más fuerte de la pintura, la superficie pictórica adquiere un efecto sensual. Es algo que se aprecia sobre todo en obras como Ninfa y Pastor, el Autorretrato y Marsyas.

El Museo de Bellas Artes saca a relucir además un nuevo aspecto: debido a la buena cantidad de encargos que tenía, Tiziano mantuvo un taller en Biri Grande, en Venecia. Él no no pintaba personalmente todos los cuadros, sino que traspasaba el trabajo de sus pinturas al taller, integrado por un pequeño círculo de siete a diez colaboradores. Entre ellos había miembros de su familia, como su hermano Francesco, su hijo Orazio y su primo Cesare. Otros diez a quince artistas trabajaban de forma temporal para Tiziano, ante la necesidad de responder a una gran demanda.

La exposición vienesa descifra qué partes de los cuadros fueron pintadas por las manos del maestro y cuáles son obra de su taller.

Para hacer comprensible el proceso de la creación del cuadro, sobre todo de las composiciones de Tiziano, los esbozos y dibujos previos se hacen visibles bajo las capas de pintura mediante una técnica moderna de rayos x. Esto también arroja nueva luz sobre la creación de Tiziano y promete un descubrimiento interesante de sus obras.

El Tiziano tardío y la sensualidad de la pintura. Kunsthistorisches Museum. Maria Theresien-Platz, 1010 Viena.
www.khm.at

Entre Viena y París
Viena tambien tiene otra interesante oferta expositiva referida al arte moderno francés y al austríaco, del 23 de noviembre de 2007 al 13 de enero de 2008.

La exposición "Viena - París. Van Gogh, Cézanne y el arte moderno de Austria" revela el rico intercambio artístico que hubo entre Viena y París durante el período 1880-1960. 250 obras maestras de Cézanne, Van Gogh, Rodin, Gauguin, Léger y Picasso se contraponen a otras de Klimt, Kokoschka, Boeckl y Hundertwasser.

Francia era el destino de viaje más importante para los artistas de todo el mundo, en el entorno del 1900. Pintores jóvenes austríacos como Herbert Boeckl, Oskar Kokoschka, Carl Moll y Albert Paris Gütersloh fueron también a París para conocer de primera mano el artes francés de vanguardia.

La relación entre Viena y París resultó aún más polifacética: en 1883 la artista austríaca Tina Blau fue invitada a exponer sus obras en el Salón de París y pintó allí paisajes impresionistas. En el marco de la Exposición universal se presentó en 1900 arte austríaco en París. A partir de 1903 la Secession Vienesa mostró regularmente las nuevas tendencias de Francia y las contrastó con las austríacas. De este modo se formó una influencia dinámica y recíproca.

Asimismo, arquitectos de Viena y París mantuvieron estrechos contactos. Josef Hoffmann proyectó el Pabellón para la Exposición internacional de arte moderno decorativo e industrial de 1925, Oswald Haerdtl planeó el Pabellón de la Exposición Mundial de París de 1937 y Adolf Loos, que vivió en Paris entre 1924 y 1929, diseñó numerosas mansiones y viviendas de artistas.